16 de enero de 2014

Kanzaka

Kanzaka surge de la necesidad de crear algo nuevo, de la necesidad de conjugar valores esenciales con otros más novedosos y creativos.

Es así que nunca perderemos de vista la huerta, los productos sanos, de temporada, que nos garantizan el éxito de la elaboración de nuevos platos. Las especias, tan comunes y tan significativas. Se trata de un puente de unión entre la cocina oriental y la nuestra, la de las amplias praderas de Álava y el excelente mar Cantábrico.
Especias que se acoplan perfectamente a nuestros productos y los complementa de manera única.
Se trata de un lugar de encuentro, donde productos  de aquí y allá pueden confluir, desde el característico queso Idiazábal a la pizza italiana.

Queremos transmitir calidez, intimidad, el cliente nos tendrá a su disposición para resolver sus inquietudes e intentaremos envolverlo en un bucle de fantasía a través de nuestra comida.

De este modo tomamos la imagen de la medusa creando una alternativa a la convencional idea de las raíces.
Nuestra medusa abraza todos los conceptos que queremos presentar. Sus tentáculos son una representación de diferentes corrientes que finalmente pueden confluir. Se trata del toque distintivo, original, exótico, infantil y atrevido de Kanzaka.

Kanzaka es un juego de sabores, sensaciones y olores.
Kanzaka se saborea, se palpa, se siente, y lo mejor de todo, se disfruta.


No hay comentarios:

Publicar un comentario